domingo, 4 de diciembre de 2016

Del 6-D al 6-D: Un año de la Asamblea


Analistas consideran que la gestión del Poder Legislativo ha ganado aprobación entre los ciudadanos, pero consideran que los parlamentarios no han sabido comunicar el impacto que ha tenido el bloqueo impuesto por el Ejecutivo. Si 2016 fue complejo, las proyecciones para 2017 no son mejores: continuación del cerco gubernamental contra el Parlamento, inflación fuera de control y elecciones regionales y municipales, con primarias opositoras incluidas y las aspiraciones de más de un diputado

lunes, 24 de octubre de 2016

Profesores universitarios contra atropellos a la Asamblea Nacional


CARTELERA DE FAPUV

ATROPELLO A LA NACIÓN

El 6 de diciembre de 2015, el pueblo de Venezuela, en comicios democráticos, eligió una nueva Asamblea Nacional. Los distintos  sectores que participaron en la contienda aceptaron los resultados, y el país entendió, esperanzado, que se abrían caminos para la superación de su grave crisis política, social y económica. La instalación de la nueva Asamblea Nacional fue interpretada por la población como la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida y participar en la definición de un nuevo rumbo para el país. Así lo demuestra la intensa y masiva movilización de los distintos sectores organizados gremiales, sindicales, académicos, jubilados, vecinales, ambientalistas, estudiantiles, indigenistas, etc., que a partir de su instalación, acudieron y siguen acudiendo a la Asamblea con solicitudes y propuestas para su sector y para la Nación.

El Presidente de la República y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a través de una arremetida sostenida contra la Asamblea Nacional, vienen contrariando los valores, principios y garantías democráticos, con menoscabo de los derechos humanos y políticos de todos los venezolanos.

Desde el inicio del período de esta Asamblea Nacional, el TSJ ha desconocido sus actuaciones y sentenciando como nulas sus decisiones, en menoscabo de la soberanía popular que ella representa, de la Constitución Nacional (CRBV) y del Estado de Derecho; el colmo ha sido su decisión de usurpar las funciones del Poder Legislativo al sentenciar que el Presidente puede presentar el Presupuesto Nacional ante la Sala Constitucional. Mientras tanto, el Presidente retiene los recursos de la Asamblea, para impedir su normal funcionamiento.

Por su parte, y con el propósito de congraciarse con el gobierno nacional, el Consejo Nacional Electoral (CNE) insiste en obstaculizar la convocatoria oportuna del Referendo Revocatorio Presidencial y ha suspendido arbitrariamente la elección de cargos públicos regionales, impidiendo de esa manera la necesaria expresión de la voluntad nacional, ante la emergencia social y la profunda crisis en el país. Tanto el Poder Judicial como el Poder Electoral se han sometido a la voluntad del gobierno en desmedro de su autonomía y del interés nacional.

Con estas actuaciones esencialmente antidemocráticas, el Presidente, el TSJ y el CNE sustituyen, de hecho y por la fuerza, la voluntad popular que nace del sufragio, por la voluntad de grupúsculos organizados en esas instancias que carecen de legitimidad.

Derechos humanos y necesidad de cambio

La CRBV, establece taxativamente  derechos en los ámbitos político, económico, social, cultural, ambiental y de los pueblos indígenas, que vienen siendo sistemáticamente violados por el Ejecutivo Nacional, en especial los derechos humanos, que tienen el máximo rango en la Constitución.

El derecho a la integridad física y a la vida no se garantiza en Venezuela: la inseguridad personal es alarmante y a ella se suma la violencia desatada por el gobierno a través de la OLP. El Artículo 83 de la CRBV protege el derecho a la salud, pero el colapso de los servicios públicos, la escasez de insumos médicos y medicinas; el deterioro de los hospitales y la insuficiencia de personal especializado han comprometido la vida de los enfermos y cobrado numerosas vidas. El derecho humano a la alimentación no se cumple debido al desabastecimiento y al ingreso familiar insuficiente. El gobierno viola el Artículo 91 de la CRBV sobre salario suficiente que establece que el salario mínimo debe garantizar el acceso a la canasta básica.

El Artículo 103 de la CRBV garantiza acceso equitativo a una educación de calidad. Sin embargo, todos los programas orientados al bienestar estudiantil y a garantizar la igualdad de oportunidades han colapsado; con la emergencia social que vivimos, el ausentismo estudiantil ha aumentado; y el gobierno impulsa una reforma curricular orientada al adoctrinamiento y a la reducción de contenidos en el área de ciencias básicas, para solapar la insuficiencia de profesores causada por el maltrato continuado del Estado venezolano a su personal docente. Las Universidades son sometidas al asalto de sus espacios académicos tanto por el hampa como por el gobierno; a la violación de su autonomía; al desconocimiento de sus gremios; a la opresión de sus comunidades a través de la imposición de salarios de hambre, y a la liquidación de sus programas de investigación por ausencia de presupuesto.
La libertad de expresión y el carácter plural del sistema político venezolano, son distorsionados al obligar a los empleados públicos a definirse como acólitos del partido de gobierno y a asistir a sus movilizaciones. Se llega al colmo al despedir a trabajadores por ejercer sus derechos políticos; se viola el derecho a la información así como el derecho al debido proceso de los presos de conciencia; se violan todos los principios y derechos políticos, los cuales son irrenunciables, progresivos y no pueden ser restringidos por gobierno alguno.

La violación de todos estos derechos fundamentales está causando un enorme sufrimiento social. Ésa es la causa del descontento generalizado en el país. La convicción de que un cambio de rumbo es indispensable para superar la crisis y hacer realidad las políticas públicas que viene demandando el pueblo venezolano en sus luchas, ha llevado a sectores mayoritarios de la ciudadanía a procurar ese cambio a través del voto, del debate público y del ejercicio de la libertad de organización y demás derechos políticos a pesar de la creciente represión.

En virtud del conjunto de las consideraciones anteriores, y en estricto cumplimiento de nuestros deberes establecidos en la Ley de Universidades y en los Estatutos de nuestra Federación:
  1. Exigimos a la Asamblea Nacional que ejerza plenamente sus atribuciones constitucionales y a los demás poderes públicos que se sometan a la voluntad del pueblo venezolano expresada con claridad el pasado 06-12-2015 en las elecciones parlamentarias.
  2. Exhortamos al Consejo Nacional Electoral a cumplir con los procedimientos constitucionales respectivos, para la realización del Referendo Revocatorio Constitucional y la elección de gobernadores este mismo año.
  3. Invitamos a todos los universitarios y a la ciudadanía en general a defender, ejerciéndolo con firmeza, el derecho a la participación política del pueblo venezolano, hoy decidido a cumplir constitucional y pacíficamente su responsabilidad con el país y con las futuras generaciones.


COMITÉ EJECUTIVO

 “ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS”



martes, 27 de septiembre de 2016

Conferencia de Alfredo Inaty sobre Piar

Nalua Silva

Archivos adjuntos23:04 (hace 7 horas)
para bcc: 
Anexo re-envió invitación al aniversario de la Universidad Abierta con la conferencia del Antropólogo Alfredo Ynatti sobre Manuel Piar. Saludos,
Nalúa  (Centro Local Bolívar, jueves 29  a las 2:30 de la tarde.
Zona de los archivos adjuntos

viernes, 2 de septiembre de 2016

Sólo la AN puede suspender inmunidad parlamenataria

  • MAIRA FERREIRA
02 de septiembre de 2016 14:30 PM
Actualizado el 02 de septiembre de 2016 16:11 PM

Caracas.- El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, afirmó este viernes que el jefe de Estado no puede suspender la inmunidad parlamentaria de ningún diputado.
1 comentarios
Compañero Henry ud.tiene toda la razón .no pueden con la mayoria Adelante siempre.volveremos.y
Por: alberto romero
02 de septiembre de 2016
15:33 PM
Durante una entrevista concedida en el programa Vladimir a la 1, Ramos Allup explicó que el presidente de la República, Nicolás Maduro, no puede suspender la inmunidad parlamentaria contemplada en la Carta Magna debido a que eso solo lo puede hacer una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tras el inicio de un juicio contra la persona.
Asimismo, manifestó que el TSJ no puede enjuiciarlos si no hay previa autorización de la Cámara. “El Parlamento es quien califica los miembros de la AN y es ella quien puede levantar la inmunidad de un diputado”, agregó.
En cuanto a las declaraciones que brindó el primer mandatario nacional en su contra este jueves, Ramos Allup puntualizó que se deben al “nerviosismo” y “angustia” por el cambio que desean los ciudadanos en el país.
“El Presidente no se ha dado cuenta de que su rol no es como el de cualquier ciudadano común y no tuvo mesura, ni aguante”, declaró el presidente de la AN, y a su vez, agregó que esos "agravios" afectan más la imagen del Ejecutivo que de la persona al que se dirige.
Con respecto a la propuesta de diálogo entre el Gobierno Nacional y la oposición indicó que es necesaria esa conversación para resolver los problemas que sufren los ciudadanos.
Movilización 1S
Para Ramos Allup, la concentración del 1S "fue la más grande que se registrado en la historia política de Venezuela, pese a los obstáculos que impuso el Gobierno Nacional".  
De igual forma, aseveró que la marcha se realizó como lo esperaba la oposición de manera pacífica y sin violencia. "Ese fue nuestro gran triunfo", acotó.
"No hay el menor movimiento que nos indique que el Poder Electoral activará como corresponde el Referendo Revocatorio este año, ni las elecciones de gobernadores", así lo aseguró Ramos Allup. En este sentido, invitó a los ciudadanos a mantenerse en las calles para exigir la realización de este mecanismo constitucional.

viernes, 26 de agosto de 2016

Vladimir Villegas: Presidente Maduro, ni referendo es golpe ni usted es Erdogan


---------- Mensaje reenviado ----------
De: Hermes Meza Morales <hermesmezam@gmail.com>
Fecha: 24 de agosto de 2016, 14:59
Asunto: De Vladimir a Maduro
Para: Hermes Meza Morales <hermesmezam@gmail.com>



22-08-2016 

Estas notas van dirigidas al Presidente de la República, Nicolás Maduro, con quien no cruzo palabras desde hace ya mucho tiempo. Me alarmó y me sorprendió su enfática declaración en torno a que está dispuesto a dejar como un niño de pecho al presidente Recep Tayyip Erdogan si la oposición en Venezuela intentara acciones violentas destinadas a derrocarlo.

Las palabras del Jefe del Estado tienen como centro la preocupación existente en su Gobierno por la convocatoria que ha hecho la oposición de una toma de Caracas para el próximo 1 de septiembre, en demanda de una fecha concreta por parte del Consejo Nacional Electoral para que los ciudadanos partidarios del referendo revocatorio manifiesten su voluntad de que se convoque a esa consulta prevista en la Constitución.

No sé, sinceramente, señor Presidente, qué sería más grave: si usted habla de emular al mandatario turco sin conocer en detalle lo que viene haciendo en su país luego del golpe de Estado, o si lo hace en pleno conocimiento de la arremetida represiva generalizada e indiscriminada contra militares, políticos de su propio movimiento, dirigentes populares, profesores universitarios, científicos, estudiantes, policías y hasta niños y deportistas.

No apoyo golpes de Estado de ningún tipo, pero tampoco respaldo que la revancha, luego del regreso al poder, sirva de excusa y maniobra para arrasar con lo que es y lo que no es.

¿Sabe usted, señor Presidente, que Erdogan ha ordenado dejar en libertad a casi 40 mil presos comunes para abrir espacio a los detenidos por razones políticas? ¿Pudiera esperarnos algo aquí así? ¿Está enterado de que hasta ahora van alrededor de 80 mil empleados públicos despedidos, 9 mil policías expulsados de sus cuerpos, 21 mil profesores suspendidos, 10 mil soldados presos, mas de cien medios de comunicación que sufrieron cierres temporales o definitivos, numerosos jueces y fiscales presos, así como mas de 2 mil 500 funcionarios judiciales botados ?

Sin ánimos de darle consejos, porque no me los ha pedido, yo en su lugar jamás amenazaría con un comportamiento como el que ha exhibido Erdogan. Ah, tampoco lo invitaría a participar del Arco Minero, con el cual, de paso, tampoco estoy de acuerdo.

La exigencia de una fecha para que se inicie un proceso revisto en la Constitución, como lo es el referendo revocatorio, no puede ser vinculada a una acción golpista. Es simplemente el ejercicio de un derecho, y la tensión en torno al 1 de septiembre se acabaría de dos maneras:

Una, que el Poder Electoral fije la fecha sin más dilaciones, que sigan colocando en entredicho su imparcialidad, y otra, que el Gobierno deje que se exprese pacíficamente ese importante sector de la población que hace un reclamo en los términos establecidos en la Carta Magna que usted y yo, junto a otros venezolanos, contribuimos a redactar.

En los últimos días ha circulado profusamente por las redes un vídeo en el cual el difunto presidente Hugo Chávez aseveraba que el único permiso necesario para manifestar es la Constitución. Lo contrastan con uno en el cual, usted señor Presidente, dice que para manifestar es necesario un permiso. ¿Mintió Chávez cuando dijo lo que dijo? ¿Por qué no permitir que una válvula de escape, como lo es cualquier manifestación, se exprese sin más limitaciones que las señaladas en la Constitución y las leyes?

Una democracia se fortalece cuando los sectores críticos tienen pleno derecho de expresarse y movilizarse. Estoy plenamente seguro de que la inmensa mayoría no quiere ni golpes ni violencia. Y que los que anden en esa tónica van a ser aislados y cuestionados por esa mayoría.

Venezuela no es Turquía , y la actuación del gobierno tiene que estar inspirada en la Carta Magna y no en lo que haga un presidente que responde con un golpe de Estado al golpe que intentaron darle. Presidente Maduro, ni referendo es golpe ni usted es Erdogan . Ah, y tampoco somos turcos.


Por VLADIMIR VILLEGAS

martes, 9 de agosto de 2016

Proclama de Voluntad Popular



@lamzelok Proclama de Voluntad Popular:* “Nosotros activistas de Voluntad Popular, reunidos hoy en esta máxima instancia, declaramos:

*Primero*, los venezolanos estamos viviendo los momentos más oscuros de nuestra historia reciente. La situación actual es absolutamente inaceptable desde todo punto de vista, y por lo tanto, asumimos como un deber ético, histórico y moral sacar del poder lo antes posible a la dictadura más corrupta, ineficiente, represiva y hambreadora que ha tenido nuestro continente.

*Segundo*, el objetivo de nuestra lucha no es un cambio de Presidente, no es el cambio del gobierno, nuestra lucha es por el rescate de nuestro país, por la reconciliación nacional y por el cambio del sistema político, económico y social. La Mejor Venezuela requerirá la transformación de los Poderes Públicos, la definición de la relación entre el Estado, pueblo y petróleo, la superación definitiva y estructural de la pobreza y que exista una sociedad en la que todos los derechos sean para todas las personas.

*Tercero*, la salida del gobierno es urgente, requiere de la Unidad de todos los sectores democráticos y debe ser pacífica, democrática, popular y constitucional. Creemos en la calle y en el voto como métodos de transformación de cambio, porque entendemos que no estamos en democracia, solo así podremos elegir y podemos hacer respetar nuestros derechos. Por ello, asumimos el compromiso de convocar y activar a un gran Movimiento de Lucha Cívica Nacional, bajo los principios de la lucha no violenta y la resistencia civil logre el Revocatorio en el año 2016 y la convocatoria del Poder Constituyente para reconstruir a Venezuela.

*Cuarto*, ante la posibilidad real de que el régimen decida impedir las vías electorales o cercenar el derecho Constitucional de sustituir a este gobierno, asumimos el compromiso de organizar y convocar un gran proceso de desobediencia civil nacional que no descansará hasta lograr la libertad de toda Venezuela. Si nos impiden realizar las elecciones, todo el pueblo deberá organizarse de forma masiva, simultanea, indetenible con disciplina cívica y no violenta en una gran movilización nacional en la que millones de venezolanos tengan la decisión de permanecer en las calles hasta que logremos restituir la democracia en nuestro país.

*Quinto*, los activistas de Voluntad Popular, así como todos los sectores venezolanos, asumimos con pasión, grandeza y conciencia los compromisos que decimos, así como los sacrificios que impliquen transitar esta ruta. Nos descansaremos con la promesa que le hemos hecho a nuestro pueblo, ni las aspiraciones personales, ni diferencias grupales, ni posiciones de poder, incluso nuestra libertad, nos vencerá.

Por último, hacemos un _llamado a toda Venezuela a iniciar un proceso de debate y movilización en todos los sectores para activar un gran *Movimiento de Lucha Cívica Nacional* que logre la realización de Referéndum Revocatorio este año y asumir la desobediencia civil en caso de que el gobierno impida las vías electorales_. Invitamos a la gran marcha a Caracas, asumiendo el llamado de nuestro hermano Leopoldo para alcanzar el objetivo”.


ENTRE DEL PINO Y JAUA


PEDRO PABLO FERNÁNDEZ



El 7 de octubre los venezolanos fuimos convocados a elegir un presidente, no a elegir un programa de gobierno. Cuando voto por un presidente elijo a un líder con unos valores y con una idea, pero no lo amarro con un programa.






La caída de los precios del petróleo puso a nuestro país en una situación desesperada. Las escasas divisas que recibimos por la venta del petróleo no nos alcanzan para satisfacer la necesidad de importación que tiene el país.



No tenemos dólares para comprar la comida, ni las medicinas y mucho menos para obtener las materias primas que necesita la industria para su reactivación.



Resolver el problema de desabastecimiento y derrotar la inflación que tiene destruida la capacidad de compra, va a requerir de muchas inversiones. Esas inversiones tienen que venir del sector privado porque el Estado está quebrado.



El Ministro de Petróleo y Presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, planteó recientemente la necesidad de ir a un nuevo modelo de desarrollo de la Industria petrolera, con mayor participación del sector privado, y reconoció el error que se cometió con el proceso de estatizaciones.



Esas declaraciones son la aceptación de un hecho innegable: la política de expropiaciones nos hizo un daño tremendo. Rectificar ya, en este momento, es una obligación moral porque la crisis se profundiza todos los días y cada vez va a ser más difícil y costoso superarla.



Elias Jaua, irreductible defensor del socialismo de siglo XXI, inmediatamente reaccionó preguntando: "¿Será que Del Pino olvida que hay un plan de la patria aprobado por el voto popular y hecho Ley de la República? !viva Chavez!.



Si aceptamos como cierto que el 7 de octubre de 2012, cuando la mayoría de los votantes eligió a Chávez también aprobó el Plan de la Patria, el 6 de diciembre, al votar masivamente por la oposición, también derogó el susodicho Plan. El 7 de octubre los venezolanos fuimos convocados a elegir un presidente, no a elegir un programa de gobierno. Cuando voto por un presidente elijo a un líder con unos valores y con una idea, pero no lo amarro con un programa. Por el contrario procuro que tenga capacidad de corregir y rectificar cuando las cosas que hace no funcionan o cuando las circunstancias cambian.



Las condiciones cambiaron. El Plan de la Patria es inviable sin los recursos infinitos con los que contó Chávez. Ninguno de los 5 objetivos planteados en él se va a cumplir si no se lleva adelante con valentía e inteligencia una rectificación profunda.



No se está "defendiendo, ni expandiendo, ni consolidando el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: La independencia Nacional" (primer objetivo del Plan de la Patria), sino todo lo contrario. Cada día nuestra economía se hace más vulnerable y más dependiente de las importaciones del "imperio".



Tampoco se está "Construyendo el socialismo del siglo XXI, como alternativa al modelo salvaje del capitalismo, ni estamos asegurando la mayor suma de seguridad social, la mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad para nuestro pueblo" (segundo objetivo). Por el contrario, los avances que hubo en los indicadores de pobreza, logrados gracias a la abundancia petrolera, vienen sufriendo un deterioro alarmante, hasta el punto de que hoy la gente no consigue comida y cuando la consigue no tiene para pagarla.



No se está "convirtiendo a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe (tercer objetivo) todo lo contrario, mientras otras economías de América Latina crecen y superan la pobreza con políticas que incentivan inversiones, nosotros hemos pasado a ser el país con peor desempeño económico y social.



Mucho menos se está cumpliendo con los otros objetivos: ni se está contribuyendo a “crear un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantice la paz planetaria”; ni se está contribuyendo con “la preservación de la vida en el planeta y con la salvación de la especie humana".



No hay manera de cumplir ninguno de estos objetivos si no se toman medidas de rectificación  que permitan reactivar el aparato productivo y para eso, por ahora, sigue siendo fundamental aumentar la producción petrolera a nuestra máxima capacidad.



Los venezolanos necesitamos desesperadamente dólares para comer y para reactivar el aparato productivo y la forma más rápida de obtenerlos es recuperando la producción petrolera. Del Pino anunció la firma de cuatro acuerdos de cooperación entre PDVSA y la gigante rusa Rosneft, con una inversión de más de 20 mil millones de dólares. Son las empresas privadas las únicas que tienen la posibilidad de hacer esa inversión. 



La adopción y el éxito del Plan Del Pino es lo mejor que le puede pasar al gobierno, a la oposición, a los que quieren suceder a Maduro y a los 30 millones de venezolanos que estamos sufriendo por el desabastecimiento y la inflación.