martes, 19 de agosto de 2014

El Herbario de Guayana en un desastre

Garzas y azulejos solían pasearse en las 70 hectáreas de este pulmón vegetal bolivarenseGarzas y azulejos solían pasearse en las 70 hectáreas de este pulmón vegetal bolivarense

Uno de los íconos de la conservación y del ambiente, de la ciencia y del espectáculo de la belleza sucumbe ante el desamparo de la gerencia pública regional. La Secretaría de Turismo y Ambiente, de la Gobernación del estado, cambió de sede por la falta de mantenimiento y las constantes inundaciones. Pasar el puente, que divide la laguna El Porvenir con el resto del jardín, requiere de coraje para aguardar la hediondez de aguas putrefactas. Solía ser el Jardín Botánico del Orinoco, el Herbario de Guayana. 

Ya no se ven las garzas, y menos los azulejos, que engalanaban con su presencia la laguna El Porvenir, y sus alrededores, en el Jardín Botánico del Orinoco. Atrás quedó ese esplendor que una vez caracterizó a este reservorio natural, enclavado en pleno corazón de Ciudad Bolívar.
Las instalaciones que una vez sirvieron para la investigación, estudio y conservación de la biodiversidad de la flora del estado Bolívar, y sede del herbario de Guayana, han quedado sumergidas en la suciedad, hedor, escombros y abandono.
WLaguna

La laguna El Porvenir ya no recibe visitas
Las paredes con moho, pisos cubiertos de todo tipo de inmundicias, y las goteras en el techo de madera en la moderna estructura camino a la laguna, dan muestra de su abandono, haciendo contraste con el verdor de los jardines, parques infantiles, vivero socialista y centro socialista piscícola que se encuentran al otro lado del botánico, y se convierten en el rostro visible del Botánico del Orinoco. Todo indica que estamos en dos “mundos” distintos dentro del Jardín Botánico del Orinoco.
Cruzar el puente, que divide la laguna El Porvenir con el resto del jardín, es llenarse de valentía ante el hedor a aguas putrefactas que contaminan este ambiente natural bolivarense, el que parece todos han olvidado.

WHedor

El hedor y oscuridad sumergen el puente hacía la laguna
“Aquí ya nadie viene, porque esto está cerrado, y aquí se exponen a que te atraquen”, comenta un funcionario, que prefirió no ser identificado por temor a alguna medida. La oscuridad se hace amiga de este lugar y de todo el Jardín Botánico. Las luminarias llevan meses dañadas.
En la página web de la Gobernación (visible a través de este enlace http://goo.gl/I9wwEk), el ejecutivo regional habla de una gestión ambiental con indicadores, de la creación de una fundación para el pulmón de Ciudad Bolívar.

WTecho

La moderna instalación presenta avanzado estado de deterioro
“El compromiso social también se demuestra a través de la gestión ambiental y uno de los resultados positivos refleja que en este vivero social se encuentran productos con un precio de hasta 50% menos respecto al mercado”, reseña además este portal digital.
Más de 4 mil especies
El herbario de Guayana, que permitía recopilar y clasificar especies de plantas, no sólo del estado Bolívar, sino de Amazonas y Delta Amacuro; además, de algunos árboles traídos de África y Asia -ya desaparecidos entre la maleza que cubre este lugar- ocupaba un ala de estos espacios.

WProgramas

Ya no se realizan programas educativos de conservación
Para 2012 este centro de investigación de la flora regional manejaba, de acuerdo a algunos botánicos, más de cuatro mil especies de árboles y plantas, contenidas en un catálogo, y plenamente identificadas con dibujos y muestras de tallo y hojas. Muchos de estos árboles alcanzaban una altura superior a 10 metros, bordeando laguna, y sus alrededores, engalanando el ambiente.
Especies como araguaneyes, robles, tunas, olivos, cujíes, jobos, paraparas y otros, formaban parte de la colección de jardín que ya se han extinguido. Algunos al sucumbido a la falta de mantenimiento, y a las muchas inundaciones que en años anteriores sufrió esta zona del jardín, que obligó hace dos años a la Secretaría de Turismo y Ambiente a abandonar estos espacios que les servían de sede.
   
 
Patrimonio
__________________________________________________________________
El cronista de la ciudad, Américo Fernández, en su libro Ciudad Bolívar, asegura que estos espacios naturales se hicieron realidad a un convenio entre la CVG, Gobernación y Alcaldía de aportar 70 hectáreas de lo que entonces era parte de la Hacienda San Isidro.
“El Jardín Botánico del Orinoco se hizo posible, gracias a un convenio suscrito el 31 de mayo de 1992, y bajo la tutela de una fundación que presidía el doctor Leandro Aristeguieta, y que tenía a su cargo toda la dinámica administrativa y productiva del Jardín Botánico”.
En la actualidad estos espacios forman parte del Patrimonio Histórico de Ciudad Bolívar.
 
  

Tomado del diario "El Correo el Caroni"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada