sábado, 1 de marzo de 2014

Carta del ex guerrillero Héctor Pérez Marcano





Leer esta nota en: www.talcualdigital.com
 
Carta a Jorge Rodríguez
 
No puedo acusarte de estar directamente implicado en el asesinato de
los jóvenes ocurrido el 12 de febrero por acción del régimen del cual
eres una pieza fundamental. Si te enrostro que al callar cohonestas

Fui compañero de lucha de tu padre, pero más allá de la camaradería
forjada al calor de los riesgos que la lucha armada implicaba, tu
padre y yo fuimos grandes amigos. Quedé eternamente agradecido por la
solidaridad y lealtad suya hacia mi, pese a que en los últimos años de
nuestra camaradería ya estaba planteada la divergencia política que
fragmentó al MIR al separarse las tres tendencias que luchaban por
imponerse y controlar la dirección.

Cuando tuve que bajar definitivamente del frente guerrillero de
Oriente ("Antonio José de Sucre") debido a lesión en una de mis
rodillas, Jorge -tu padre- se ocupó personalmente de garantizar mi
seguridad. Me proporcionó las "conchas" clandestinas que me
protegieron y era mi enlace con el resto de la organización, por lo
cual nos veíamos con mucha frecuencia.

Igual conducta tuvo con Moises Moleiro. En 1969 -comienzos-. tu padre
y yo fuimos encargados de discutir con la dirección del frente
guerrillero la posición que asumiría el MIR frente a la política de
pacificación propuesta por el gobierno del Pte. Caldera.

Cuando hicimos contacto con la comisión de guerrilleros que nos
llevarían al sitio donde estaba la comandancia del frente, nos
encontramos con Moleiro a quien la comandancia del frente pretendía,
arbitrariamente y contra su voluntad- sacarlo de la guerrilla y
bajarlo a Caracas.

Jorge -tu padre- se opuso tan firmemente como yo a tal arbitrariedad y
logramos subir junto con Moleiro -pieza fundamental de la discusión,
pues era el Secretario General del Partido- a discutir con la
comandancia nuestra respuesta a la política de pacificación del
presidente Caldera.

Estando en tareas políticas en el exterior me enteré del vil asesinato
de tu padre quien valientemente soportó, hasta la muerte, las crueles
torturas que le infligieron. Mi dolor e indignación me llevaron hasta
el coraje.

No puedo acusarte de estar directamente implicado en el asesinato de
los jóvenes ocurrido el 12 de febrero por acción del régimen del cual
eres una pieza fundamental. Si te enrostro que al callar cohonestas.

Procedes igual que quienes asesinaron a tu padre. Maduro se atrevió a
criticar a los colectivos armados -que actúan en el municipio que
gobiernas-. Le creeré cuando los disuelva y los desarme, pero tu
callas, cohonestas y al cohonestar eres corresponsable de los
crímenes.

Es más, me han dicho -me cuesta creerlo- que quien delató a tu padre
milita en el PSUV, que tú lo sabes y sabes quien es. ¿Eres su
camarada? Qué horror!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada